Alimentación en la Competición

ALIMENTACIÓN EN LA COMPETICIÓN

Muchas veces, por falta de conocimiento la alimentación en el periodo de competición no se hace adecuadamente lo que puede influir de manera directa en el rendimiento del nadador durante la misma. Hay que tener en cuenta que para rendir al máximo tenemos que tener controlados todos los factores que rodean al deportista, y no solo pensar que por haber realizado un entrenamiento adecuado la prueba tiene que salir perfecta. En este caso, el descanso, la hidratación y la alimentación se vuelven indispensables a la hora de competir. Si a todo esto le sumamos el gran esfuerzo físico que llevamos a cabo en la competición, el elevado número de pruebas que nadamos en un mismo día, el estrés de cada prueba y el cansancio que supone el estar todo el día en la piscina es necesario tener el cuerpo en perfectas condiciones para conseguir lo que tanto ansiamos. Es evidente que puede que con un entrenamiento bueno, y si las características de la persona y el lugar son adecuadas, el nadador realice una buena actuación en la competición, sin embargo, si no tenemos en cuenta el resto de factores, las probabilidades de que la prueba salga mejor disminuirán. Con esto no quiero decir que por llevar una alimentación o un descanso adecuado tenemos que tener menos en cuenta el entrenamiento, todo es igual de importante y debemos saber y ser conscientes de lo que es bueno para cada uno y de lo que queremos en nuestra etapa deportiva.

Objetivos en la dieta de competición:

  1. Aportar al cuerpo todos los combustibles necesarios antes de la competición para que este se encuentre en las mejores condiciones para afrontar todas las pruebas.
  2. Reponer continuamente todos los combustibles que vamos gastando durante la competición. Las competiciones de natación pueden durar entre 1 y 4 días y es importante alimentar al cuerpo de manera adecuada para que no lleguemos al último día en las peores condiciones.
  3. La hidratación es otro factor importante a la hora de competir. Como bien sabemos, la práctica de ejercicio supone una pérdida importante de agua y energía, si a esto le sumamos el estrés que sufre el cuerpo durante el período competitivo que produce una pérdida de agua adicional obtenemos como resultado un aumento en las necesidades de líquidos. Es importante que la bebida de elección del nadador sea la misma para los entrenamientos y para la competición, ya que en el período competitivo no es adecuado introducir en el cuerpo ni alimentos ni líquidos diferentes a los que ya esté acostumbrado, ya que podrían producir algunas alteraciones en el organismo que podrían disminuir el rendimiento del nadador.

ARTÍCULO COMPLETO DESARROLLADO (pinchar)

-SILVIA TORRECILLA OPAZO-

Speak Your Mind

Disclaimer